Archivo de la categoría: Cuentos de terror

La niña de la piscina

La niña de la piscina

Contenido: En esta nueva oportunidad, y para todos aquellos seguidores de los cuentos de terror cortos, te presentaremos el relato de una curiosa aparición sufrida por una familia en reiteradas oportunidad. Se trataba de una aparición que en principio no parecía maligna, aunque de todas maneras la incomodidad de vivir con un espíritu fue en creciente aumento a través del tiempo.

Cuenta la historia, que allá por la década de los 90’s, una familia adinerada del este de Europa se encontraba en busca de un hogar para habitar. Se trataba de una pareja recién casada y un pequeño niño. De esta manera, la búsqueda no fue demasiado extensa, y adquirieron una increíble casa de dimensiones generosas, dos pisos y una piscina ideal para el veraneo.

Todo marchaba bien durante las primeras semanas en esta nueva y lujosa casa, la familia se sentía realmente en un ambiente confortable para el desarrollo de su pequeño, o al menos eso creían. Una determinada noche de verano, el pequeño despertó con la necesidad de tomar un vaso de agua y regresar a la cama, para esto, bajó las escaleras y divisó algo que lo dejó perplejo: A través de las ventanas que daban al patio trasero, podía divisarse una niña sentada al borde de esta lujosa piscina.

Cuanto menos, esta noticia alerto al niño, el cual subió las escaleras rápidamente para comunicarles a sus padres lo presenciado. Sus padres no prestaron mucha atención al hecho y continuaron durmiendo.

Noches más tarde, los padres del niño habían decidido acudir a una reunión de cumpleaños de un amigo cercano, dejando al pequeño al resguardo de una niñera. De esta manera, el regreso a casa se dio a altas horas de la noche, y sin imaginarse lo que les esperaba.

Ambos ingresaron a la casa luego de aparcar el coche, se incorporaron en la cocina y sintieron un constante sonido venir desde el patio trasero. Esto realmente los incomodó y dirigieron sus miradas hacia la ventana trasera, el agua de la piscina se movía como si alguien estuviera dentro.

Lo que vieron momentos después fue algo que nunca olvidarán, esta misma niña descripta por su hijo, se encontraba sentada al borde de la piscina, la misma se sumergió en el agua y no desapareció por completo. Días más tarde la familia se enteró que una niña había fallecido años antes ahogada en esta misma piscina de forma accidental y a causa de un descuido por parte de sus padres, ¿Se habría tratado del alma en pena de esta pobre pequeña?, lo cierto es que una nueva mudanza no tardó en llegar y la familia se trasladó lejos de este vecindario.

Le sucedió a un trailero

Le sucedió a un trailero

Las personas que se dedican a transportar mercancía a lo largo y ancho de los países tienen una de las profesiones más riesgosas que existen. Tal vez sólo comparable con los médicos cirujanos o la gente que maniobra maquinaria pesada.

En todos esos casos anteriormente señalados, se requiere que la persona que esté al frente de la situación, tenga completo control. Es decir, que sus reflejos funcionen al 100%.

Hay cuentos de terror cortos que nos refieren anécdotas acerca de chóferes que se dedican a asesinar a mujeres solitarias que vagan por los caminos o tráileres que se conducen solos.

A pesar de eso, preexisten otros que parten de un hecho común y corriente. A Ignacio le faltaban unas 200 millas para llegar a su hogar. Ya no quería detenerse en ninguna hostelería, ni restaurante, ya que lo único que deseaba era ver a su familia.

Esa jornada de trabajo en particular, había sido agotadora. Llevaba sin detenerse más de ocho horas continuas. De pronto los frenos de su tráiler comenzaron a fallar. Usó su fuerza y su pericia para que en la unidad no terminara estrellada contra el cerro o bien que cayera al precipicio.

En eso estaba cuando uno de sus mapas se deslizó bajo el asiento del copiloto. Antes de agacharse recogerlo, se cercioró de que la carretera estuviera absolutamente sola. Sin embargo, durante este pequeño lapso de distracción algo golpeó el frente del transporte.

– Maldición, creo que ya maté algo.

Abrió la portezuela y de un brinco bajo, se puso en frente del tráiler y vio horrorizado como el cuerpo de un niño sin vida se balanceaba en uno de los faros.

Tomó el cuerpo delicadamente y lo dejó en una de las laderas del camino, con la esperanza de que ningún otro automovilista lo hubiera visto.

Como pudo quitó los restos de sangre del faro y continuó su marcha sin mirar atrás.

Ya en su garaje encendió la luz para poder apreciar en mayor detalle lo que había pasado y se fue de espaldas al observar que en el techo del tráiler yacía el espíritu del niño atropellado llorando sin cesar.

Lucia en el espejo

Lucia había dejado de ser una pequeña, estaba ya interesada en arreglarse horas frente al espejo y lucir hermosa. Para su cumpleaños número 14 había pedido solamente un gran espejo en el que pudiera verse de cuerpo entero, pues el que tenía solamente alcanzaba para su cara. Su padre había pensado en un artículo simple, en cristal del tamaño de la puerta y un marco sencillo para atornillar; la madre por el contrario, buscaba algo mejor para su princesa. Sigue leyendo

La casa al otro lado de la calle

Desde que llegué a trabajar en el taller del barrio, la casa al otro lado de la calle había llamado mi atención, tenía un letrero de venta en el jardín, pero pensé que era más de lo que yo podía aspirar. A los días una familia se mudó, no terminaban aun de instalarse, cuando estaban ya marchándose, y el letrero de venta, se vio de nuevo frente a la casa. En un par de semanas, alguien la había comprado, y de igual manera, abandonado a los pocos días. Así vi un total de cinco familias ir y venir, y me ganó la curiosidad, indagando un poco con mis patrones, supe que el problema de la casa era el supuesto fantasma de una niña malvada que vivió recluida ahí hasta que murió en circunstancias misteriosas antes de llegar a la adolescencia. Sigue leyendo