Archivo de la categoría: Leyendas

La triste novia

La triste noviaDe seguro que entre una de las leyendas cortas mexicanas, hemos escuchado de “La novia de Culiacán“.

Lo que se cuenta de esta historia es que en el año 1950 habitó entre las tierras de Culiacán una hermosa joven llamada Guadalupe Leyva Flores, a quien llamaban “Lupita”, esta chica estaba a punto de contraer matrimonio con su prometido llamado Jesús, ambos tenían una edad alrededor de los 20 años.

La joven mantenía amistad con un chico llamado Ernesto desde hace varios años atrás, por lo que ella sin cuidado alguno le contó a este muchacho sus intenciones de casarse con su prometido, Ernesto tuvo acción despavorida y enfurecido le dijo que ella no podía casarse porque él la había estado amando en secreto, sin embargo más allá de espantarse Lupita lo calmó y le dijo que ella solo podía verlo como a un hermano y que por favor acepte la decisión que ella ya había tomado.

Finalmente llegó el día de la boda, los novios lucían felices y muy enamorados en la puerta de la catedral, razón por la cual Ernesto enfureció y enloquecido sacó su arma le apuntó al novio, disparó y Jesús quedó tendido en el piso y lleno de sangre, desde aquel fatídico día Lupita no se quitó jamás su vestido de novia y viajaba todos los domingos vestida de blanco a la catedral de Culiacán, llena de esperanza pedía a Dios un milagro que le devuelva a la persona que tanto amaba.

Los años pasaron y se hicieron notar en la joven enamorada, quien fue envejeciendo sola y esperando un día encontrar a su amado en la puerta de la catedral, ella murió alrededor de los años 80 y dejó a un pueblo marcado por una leyenda que se convirtió en una triste historia.

La Mujer de la Boca Cortada

La Mujer de la Boca CortadaLa Mujer de la Boca Cortada es un espectro que aparece en Japón y su origen en principio se atribuye a una joven que vivía con un samurái y al serle infiel, este le cortó la boca con su espada, dejándole toda la dentadura a la vista con un horrible corte, mientras le preguntaba:

  • ¿Y ahora quién creerá que eres hermosa?

Hoy existen otras versiones, desde una mujer que sufrió una mala operación de un cirujano hasta una mujer infiel a la que le cortan la boca con una tijera de podar al encontrarla con el jardinero. Lo cierto es que esta alma en pena vaga en noches oscuras o de neblina y al toparse con alguien le pregunta:

  • ¿Te parezco bonita?

Lo más normal es que la persona responda que sí, es en realidad una mujer de un cuerpo perfecto y un rostro bello, solo cubierto con un ancho tapabocas.

En ese momento, La Mujer de la Boca Cortada se quita el tapabocas y pregunta:

  • ¿Y ahora?

Si la víctima dice que no, ella sacará su tijera de podar y lo asesinará haciéndole un

corte completo a lo largo de la boca, para dejarlo igual a ella.

Si la víctima dice que si, entonces La Mujer de la Boca Cortada le hará el corte en la boca pero sin matarlo antes, pudiendo salvarse si corre y lo atienden pronto en un hospital, siendo estos últimos sobrevivientes quienes han explicado el proceder de este extraño espectro que aterroriza a los caminantes de las calles de Japón.

El jinete sin cabeza

El jinete sin cabezaEn esta nueva ocasión contamos con el agrado de presentarte la leyenda del jinete sin cabeza, el protagonista de sorprendentes cuentos de terror que han ido viajando a lo largo de los años, extendiéndose por todo el mundo.

Durante la guerra de independencia de Norteamérica, la armada inglesa decidió contratar una serie de mercenarios alemanes que serían de gran ayuda en aspectos de logística y espionaje. Estos mercenarios a caballo estaban acostumbrados a recorrer grandes extensiones territoriales durante las noches, recabando datos e informando sobre próximos y posibles movimientos enemigos.

Una determinada noche, uno de estos jinetes fue capturado por un grupo de soldados norteamericanos, su destino sin lugar a dudas estaba sellado. Esta misma noche, el jinete fue torturado con el fin de obtener información útil para la guerra, aunque este no emitió ninguna palabra, se trataba de un hombre realmente duro.

Finalmente, cansados, los soldados americanos decidieron dar fin a la vida del jinete, decapitándolo con su propia espada y terminando con el pequeño altercado de una vez por todas.

La guerra posteriormente continuó su curso y estos mercenarios fueron exterminados uno por uno a manos tanto de los soldados, como también de habitantes comunes de américa, todos decapitados con sus propias espadas.

La leyenda cuenta que el espíritu de este primer jinete decapitado continua todavía recorriendo las tierras norteamericanas por las noches en su imponente caballo, existen una gran cantidad de relatos que sostienen haber visto un corcel comandado por un jinete sin cabeza a lo largo de estos terrenos nocturnos.

Otros relatos también sostienen que esta aparición muchas veces ha acabado con la vida de viajeros errantes perdidos en los bosques, una forma de vengarse de aquellos soldados norteamericanos que habían acabado con su vida. La modalidad de asesinato que presentaba este jinete es la misma que se le había aplicado a él, su espada en el cuello de la víctima, arrancando su cabeza de un solo golpe.

La Leyenda de Xtabay

La Leyenda de Xtabay

En esta nueva ocasión nos encargaremos de presentar una historia destinada a todos aquellos amantes de relatos cortos de terror, la leyenda de Xtabay, una hermosa mujer que se supone principal autora de la desaparición de una gran cantidad de hombres, en muchos casos hombres alcohólicos. Se trata de un relato que ha sobrevivido a pesar de los años gracias al boca en boca de supuestos testigos.

La historia cuenta que en aquellas regiones suburbanas de México, en dónde el único atractivo de fin de semana es juntarse en locales a beber con amigos y desconocidos, una extraña y a la vez bella aparición se hacía presente.

Una vez concluidas estas reuniones de amigos, cada uno emprendía el viaje de regreso a su hogar, muchas veces debiendo caminar largas distancias a través del campo. Por su parte, diversos relatos concuerdan en haber visto durante estas noches de borrachera, la aparición de una misteriosa y bella señorita al costado de la ruta.

Esta joven, según los relatos testigos, contaba con una cabellera rubia de gran extensión, una piel de más blanca y un vestido blanco que no dejaba ver sus pies. Ante esta aparición, muchos hombres se han detenido sorprendidos por la belleza propia de la mujer, lanzando siempre un clásico improperio.

Lo extraño a todo esto, es que la mujer parecía ni inmutarse ante las palabras arrojadas por esos hombres, simplemente acercándose a ellos con una expresión de felicidad en el rostro y besándolos como nunca antes. Estos hombres, aunque sorprendidos, casi siempre han accedido a besar a la mujer, una decisión que sin dudas determinaría el destino de sus vidas.

Se cuenta que el momento del beso es lo último recordado por estos hombres, entrando en un estado de mareo insostenible y perdiendo el conocimiento. El paradero de muchos de estos hombres es desconocido hasta la actualidad, se cree que esta misteriosa joven ha sido la principal causante de su desaparición y posible muerte.

Leyenda de la llorona

Leyenda de la llorona

La leyenda mexicana de la llorona es una de las historias más versionadas no solamente de este país, sino de toda Latinoamérica. Pues no olvidemos que la mayoría de países de ese continente somos hispanoparlantes y por tanto la comunicación de relatos míticos es más común que en otras latitudes.

Vayamos ahora al comienzo de la crónica. La gente dice que en la época en la que apenas los españoles se habían asentado México, un oficial de alto rango se fijó en una hermosa mujer indígena. Lógicamente, este romance fue mal visto por sus compañeros de tropa, quienes lo obligaron a dejar el ejército e irse con su mujer a otra parte.

Este hecho hizo que aquel hombre perdiera los privilegios que con tanto esfuerzo había adquirido. Por tal motivo, empezó a tenerle resentimiento a su esposa. Sin embargo, ésta al dar a luz a unos gemelos, provocó que el enojo se disipara por varios años.

Hasta que el ex soldado español se enteró de la nave que transportaba a Doña Beatriz Zabaleta, había desembarcado en uno de los puertos más importantes de la nueva España. Para aquellos que no lo sepan, la señora Zavaleta había sido su prometida de él, cuando vivía en la península ibérica.

Pronto fue en su búsqueda y logró conquistarla. Por supuesto, su esposa se enteró de la infidelidad y como vio que nada podía hacer para recuperar el amor de su marido, decidió que lo único que le quedaba por hacer era tanto quitarles la vida a sus hijos, como a ella.

Una noche fría y oscura de invierno, la mujer salió acompañada de sus niños hasta una laguna cercana. Allí sostuvo la cabeza de sus vástagos bajo el agua, hasta que sus pequeños cuerpos dejaron de moverse. Acto seguido, se ató una gran piedra a la cintura y se arrojó a la laguna. El peso del pedrusco la llevó hasta el fondo, matándola en poco tiempo.

Finalmente, su alma no pudo descansar debido a la atrocidad de arrancarles la vida a sus propios hijos. Como castigo, desde ese momento vaga por las calles del país gritando “Ay mis hijos”.

El charro negro

El charro negroLos mariachis son definidos como un conjunto de músicos que se dedican a tocar música folclórica en eventos multitudinarios. De acuerdo con registros históricos, se sabe que la primera evidencia de ellos se dio a partir de finales del siglo XIX.

Sin embargo, en sus inicios sólo se hacían acompañar de instrumentos de cuerda (violines y guitarras), ya que las trompetas fueron incluidas un poco después, cuando se popularizaron.

La cuna de los mariachis es sin lugar a dudas el Estado de Jalisco, localizado en el occidente del país.

Dice la leyenda que Faustino Ruvalcaba fundó una mariachi en Tepatitlán. Él era el cantante principal de la agrupación, pues había estudiado en el Conservatorio de Música y su voz tenía tesitura de tenor.

Era un hombre alto, moreno de ojos verdes que impresionaba a las jóvenes que escuchaban su canto. Faustino decía que quizás permanecería soltero para siempre, pues por más que buscaba no podía hallar a la mujer de su vida.

Eso cambió durante la fiesta del pueblo, cuando en una de sus presentaciones, divisó a una linda mujer de cabellos negros como la noche. Su nombre era Gabriela y era la hija del hombre más poderoso de la región, el cual la gente apodaba como “El Demonio”.

Se decía que todos los que la pretendían, invariablemente terminaban tres metros bajo tierra. Esas leyendas mexicanas de terror, Faustino las conocía al derecho y al revés. Más le parecía que todo aquello era parte de un mito.

Con paso firme fue hasta donde ella estaba, la miró a los ojos y le dijo:

– Buena noche señorita, ¿me permite que le dedique una canción?

– Mi padre lo ha estado observando a lo largo de la velada. Aléjese de mí, si no quiere terminar atravesado por unos trozos de plomo.

-Dígale a su padre que le jale de una vez, no me iré de aquí hasta que usted acepte que le dedique unos versos de amor.

Se escucharon cuatro detonaciones y Faustino cayó malherido al suelo.

– Demostraste mucha valentía al ignorar las palabras de mi hija. Por eso, no morirás sino que te convertirás en mi emisario.

El cuerpo de Ruvalcaba se transformó en una sombra oscura y sus ojos se hicieron de fuego. Así nació el mito del Charro Negro.

La leyenda del temible hombre lobo

La leyenda del temible hombre loboCuenta la leyenda que cuando una mujer tiene siete hijas seguidas, algo raro en nuestro tiempo, y el quinto hijo es varón, este chico es automáticamente un hombre lobo. Eso sí, debe cumplir otro requisito, ser hijo de una mujer amancebada.

Según la tradición popular esta leyenda corta da pistas a los hombres para identificar al hombre lobo. El hombre lobo es extremadamente pálido y demacrado, con largas y prominentes orejas y la nariz levantada de forma aguileña. No hay que fiarse de los bebés, porque parece que no están infectados, que son normales. Pero nada más cumplir los trece años, comienza la preocupante e inexorable maldición.

La primera noche del martes o viernes después de su cumpleaños, el hombro lobo abandonará el lugar en el que se encuentra e irá a un lugar de culto solitario. Allí, en el silencio de la noche, lejos de todo y de todos se convierte en hombre lobo por primera vez y comienza a poner en práctica lo que más le caracteriza: aullar de cara a la luna.

Desde ese día, todos los martes o viernes, corre por las calles o carreteras desiertas con una jauría de perros siguiéndole sin cuestionarse el porqué. Esa misma y oscura noche, él procura visitar siete lugares claves, siete iglesias y siete tenebrosos castillos. Dondequiera que vaya, castiga azotando a los perros enemigos, destroza hogares y farolas, mientras que grita de forma impetuosa y macabra al subirse en las casas ajenas.

Antes de la salida del sol, cuando el gallo comienza, el hombre lobo corre rápidamente al mismo lugar que abandonó en la misma noche y se transforma de nuevo en un hombre normal y corriente. El que se encuentre en el camino del hombre lobo esas noches tiene que rezar tres Ave Marías para que no le haga daño.

Para romper el hechizo, tienes que estar muy cerca del hombre lobo sin que se dé cuenta y golpearle en la cabeza con una estaca. Si una gota de sangre del hombre lobo toca a una persona, ésta se convierte en hombre lobo a los siete meses.