La leyenda de la mansion embrujada

Nadie recuerda a ciencia cierta cuando había sido edificada, pero la mansión de los Perea e Iturbide, unos aristócratas del viejo continente que se habían instalado en la región de Cuernavaca, Mor. es muy conocida, por todos los acontecimientos sucedidos en dicho lugar.

mansion embrujada

Dicen que la casa, fue hecha en su totalidad, por esclavos que trajeron consigo, la familia, y que para guardar secretos, de esa mansión, los esclavos fueron aniquilados, uno por uno, con tal impunidad, de ser los dueños de sus vidas.

Al paso del tiempo, la familia Perea e Iturbide, así como llego, se fue dejando una serie de sucesos, impunes, como lo fue la muerte de todas estas personas, y de muchas mas que se le atribuyen a la familia española.

En nuestros tiempos, la mansión luce en tal deterioro, y sin nada ni nadie quien la cuidara, el lugar se quedo en el abandono, solo las historias que se hablan del lugar, en donde dicen que en las noches, se ven deambulando por el sitio, cientos de esclavos caminando sin rumbo fijo, como los zombies.

En la búsqueda del descanso eterno que les fue arrebatado por dicha familia, y que quedo en la impunidad, Rogelio Mendoza, un fotógrafo de ruinas, escucho de esa mansión, e investigo la historia de dicho lugar, para realizar un reportaje junto con todas las imágenes que saco del lugar, algo que le llamo mucho la atención, fueron las mazmorras, que casi pasaban desapercibidas, algo como una cámara secreta que tenia la familia y que fue uno de los secretos, por los cuales asesinaron a todos los que estuvieron involucrados en la edificación de dicho lugar.

Al entrar en esas escaleras que parecían que llevaban al mismo infierno, con terror, vio, como con el paso del tiempo, y los continuos deslaves de tierra, y el agua, habían dejado al descubierto, todos los cientos de cadáveres que habían escondido en las paredes de dicho lugar, lo que llevaban a cabo en dicho lugar, la familia que desapareció, se lo llevo a la tumba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *