La triste novia

La triste noviaDe seguro que entre una de las leyendas cortas mexicanas, hemos escuchado de “La novia de Culiacán“.

Lo que se cuenta de esta historia es que en el año 1950 habitó entre las tierras de Culiacán una hermosa joven llamada Guadalupe Leyva Flores, a quien llamaban “Lupita”, esta chica estaba a punto de contraer matrimonio con su prometido llamado Jesús, ambos tenían una edad alrededor de los 20 años.

La joven mantenía amistad con un chico llamado Ernesto desde hace varios años atrás, por lo que ella sin cuidado alguno le contó a este muchacho sus intenciones de casarse con su prometido, Ernesto tuvo acción despavorida y enfurecido le dijo que ella no podía casarse porque él la había estado amando en secreto, sin embargo más allá de espantarse Lupita lo calmó y le dijo que ella solo podía verlo como a un hermano y que por favor acepte la decisión que ella ya había tomado.

Finalmente llegó el día de la boda, los novios lucían felices y muy enamorados en la puerta de la catedral, razón por la cual Ernesto enfureció y enloquecido sacó su arma le apuntó al novio, disparó y Jesús quedó tendido en el piso y lleno de sangre, desde aquel fatídico día Lupita no se quitó jamás su vestido de novia y viajaba todos los domingos vestida de blanco a la catedral de Culiacán, llena de esperanza pedía a Dios un milagro que le devuelva a la persona que tanto amaba.

Los años pasaron y se hicieron notar en la joven enamorada, quien fue envejeciendo sola y esperando un día encontrar a su amado en la puerta de la catedral, ella murió alrededor de los años 80 y dejó a un pueblo marcado por una leyenda que se convirtió en una triste historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *